Los mercedinos que nunca se quejan del hambre ni del frío y solo viven para saludarte.

Mientras el frío congela los huesos incluso dentro de las casas con estufas me acuerdo de un estudio revelado por Live Science que asegura que en su mayor etapa de madurez los perros alcanzan la capacidad intelectual de un nene de 3 años, por lo tanto y con respaldo científico, no es exagerado decir que a nivel colectivo en Mercedes estamos tolerando una tragedia cuyas víctimas son tan indefensas e inocentes como bebés, según un experto de la Universidad British Columbia citado por la prestigiosa Live Science.
Como si la impiedad del frío fuera poco, la cuarentena también despojó a los animales callejeros de su principal fuente de alimentación: locales gastronómicos que compartían con ellos sus desperdicios, hoy todo es delivery y ya no hay desperdicios.

Algunos de los perritos fueron encontrados por rescatistas en situación deplorable como el caso de Gerardo, un machito de 2 años que tuvo la desgracia de ser abandonado de chiquito después de haber sido domesticado, lo que le impidió adaptarse a la vida callejera.
Hace poco Gerardo fue encontrado rendido al frío en una vereda, sin voluntad, sin ni siquiera capacidad para reaccionar ante la rescatista que lo salvó.

Gerardo el día de su rescate.
Una de las heridas que tenía Gerardo en su cara.
Gerardo listo para integrarse una familia nueva.

Otro ejemplo de este escenario es el caso de Otto. Rescatistas acudieron a un llamado según el cual un perro estaba tirado al costado de la ruta inmovilizado, con mucho esfuerzo los rescatistas lograron ubicarlo en un hogar transitorio para al día siguiente llevarlo al veterinario donde confirmaron 2 fracturas en la cadera y en su pierna, tristemente Otto podría terminar amputado dependiendo cómo evolucione su tratamiento, lo que dificultaría mucho más conseguir su adopción.
Otto también fue un perro abandonado, los perros abandonado que no nacen en la calle tiene más dificultades para sobrevivir.

La historia de Otto abandonado y atropellado.

El último ejemplo, aunque lamentablemente es el tercero de muchos que no se cuentan es el de Vaquita, una señorita de aproximadamente 10 años de Plaza San Martín, ella es la combinación de la fragilidad de un nene de 3 años y una abuela luchando para sobrevivir el invierno más duro de su vida por la falta de caridad humana que antes de la cuarentena la ayudaba a paliar sus condiciones de vida.

Vaquita también espera una familia.
Perrito macho mediano de la Plaza San Martin


Muchos de nosotros tienen la posibilidad de rescatar a un animalito de una vida inclemente, quienes se animen serán recompensados con un nivel de fidelidad y ternura insuperable.

Para adoptar a Gerardo o Vaquita o colaborar con los gastos veterinarios podes ponerte en contacto con el número 15644118.
Si queres adoptar a Otto o colaborar con sus gastos médicos podes contactarte con los rescatistas al +54 9 2324 693455.

Los mismos rescatistas en esos números estan al tanto de muchos casos de perritos abandonados esperando una familia.

La grandeza de una nación y su progreso moral, pueden ser juzgadas por la forma en que trata a sus animales” (Gandhi)




Noticias Mercedes 2020. Todo el contenido puede ser reproducido citando la fuente.