febrero 23, 2024

Terror en hospital Dubarry: Un hombre cayó del 3° y se ocultó

Se trata de un conocido barbero de la ciudad, víctima de varias negligencias médicas que persisten hasta el día de hoy.

El hombre de 27 años en principio fue medicado de forma irresponsable con medicamentos psiquiátricos por el sector de salud mental, por lo que ingresó intoxicado al centro de salud, donde fue internado sin ninguna supervisión.
El personal del hospital hizo caso omiso a la situación del paciente, que había ingresado en parte tras consumir una gran cantidad de pastillas provistas por especialistas en psiquiatría a pesar de antecedentes de suicidio en su familia.

Además de haberle facilitado pastillas de forma negligente, una vez internado el paciente en coma, fue despertado tras cuatro días y trasladado al tercer piso con el efecto aún remanente de la intoxicación. Y en esta situacion fue abandonado por el personal sin ningún tipo de seguridad, situación que aprovechó para arrojarse desde el tercer piso bajo los efectos de las drogas que provocaron la intoxicación y las usadas para mantener el coma.

Como consecuencia el paciente sufrió múltiples fracturas expuestas, daños en órganos y se encuentra dializado luchando por su vida en el hospital Blas L. Dubarry sin ser trasladado a un centro de alta complejidad con el fin de tapar las irregularidades, pese a que el área de traumatología no está capacitado para responder a situaciones de gravedad, persistiendo de esta forma la negligencia.

A pesar de tratarse de un vecino trabajador y funcional en la sociedad, su entorno familiar atraviesa una situación muy difícil (Además de lo relatado) para hacer frente a las irregularidades del hospital que aprovecha esas dificultades para continuar las negligencias y ocultar los sucesos.

No es la primera vez que el hospital explota estas situaciones para tratar arbitrariamente a pacientes.

En el hospital hay total hermetismo y preocupación porque el incidente se haga público, derivando en un pacto de silencio y complicidad por parte del personal, en gran parte por miedo a represalias de la dirección en caso de comentar el suceso.

Es por esto que el hecho, ocurrido hace 2 semanas, no fue publicado por ningún otro medio de Mercedes, todos de los cuales responden al oficialismo.

También todo apunta a que el hecho quedaría impune, sin que se hayan determinado responsabilidades, ni consecuencias para los responsables, algo muy común en el sector público de la ciudad.

En los últimos años el hospital comenzó a caracterizarse por irregularidades y corrupción con un dominio casi total de la información sobre lo que acontece puertas adentro por parte punteros políticos y especialmente muy de cerca por el concejal ultra K Matias Dematei, sobre quien se dice a viva voz ambiciona ser el próximo candidato a intendente y está muy temeroso por cualquier información que pueda afectar sus aspiraciones políticas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *